Asesinato en La Paz: la prueba clave para la coartada del detenido

Policiales 09 de noviembre de 2018 Por
El fiscal que investiga el crimen de Dante Beneite (54) espera un cotejo de ADN para confirmar o descartar la versión de José Pietropaolo (40), el único sospechoso.
0024620169

Las pruebas de ADN siempre son importantes en las causas penales. Y el asesinato del empresario Dante Beneite (54) no será la excepción. Un estudio de esas características podrá reforzar o desacreditar la coartada del Tanara, el único sospechoso que tiene la causa.

José Antonio Pietropaolo Castellano (40) se encuentra detenido desde el 5 de octubre pasado y está imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Actualmente se encuentra alojado en la penitenciaría y este jueves se iba a discutir si continuaba en esa condición.

El fiscal departamental Héctor Rosas solicitó la prisión preventiva y un juez iba a resolver esa situación, pero la audiencia quedó suspendida por problemas en el edificio de Tribunales de San Martín y hasta el momento no tiene fecha.

También se iba a definir un pedido de prisión domiciliaria que realizó la defensa del Tanara y que fue rechazado en primera instancia por el fiscal, entendiendo que existe riesgo de fuga por la gravedad de la acusación.

Mientras se resuelve esta situación y se siguen tomando declaraciones testimoniales, el fiscal Rosas trabaja en pruebas para confirmar o descartar la coartada del acusado. Pietropaolo declaró en el expediente y dijo que asesinó a Beneite al intentar defenderse.

Según su relato, concurrió a la casa del empresario para cobrarle dinero que le debía por una venta de un comercio y el hombre de 54 años lo comenzó a amenazar con el arma de fuego. En medio de un forcejeo, Pietropaolo le arrebato el arma y efectuó varios disparos contra Beneite, quien intentaba volver a atacarlo con sus manos, según declaró.

Hay un elemento que hace sospechar esa tesis: el arma homicida está a nombre de una persona que falleció y fue sustraída en un robo. Los pesquisas dudan que la víctima fatal haya adquirido la pistola de esa forma. Pero por otro lado, en la casa de Beneite había unos cheques que podrían ser con los que intentó pagarle a Pietropaolo la deuda que tenía.

Para cualquier investigador la coartada sería fácil de resolver: detectar si Beneite en algún momento tuvo el arma en sus manos. En base a esto, personal de Policía Científica levantó huellas dactilares pero no pudieron ser cotejadas ya que estaban movidas.

Pero ahora un nuevo informe del Cuerpo Médico Forense (CMF) logró levantar tres rastros de ADN de la empuñadura de la pistola. Estos serán comparados con el occiso y también con el imputado. Cuando el fiscal Rosas obtenga los resultados, seguro la situación procesal de Pietropaolo será más clara.

El hecho

En las primeras horas del 2 de octubre pasado, Dante Beneite apareció asesinado en su casa ubicada en el departamento de La Paz. Fue encontrado por su hija policía, quien había sido alertada por los empleados de una panadería propiedad del hombre ya que no había asistido como hacía todos los días.

El Gringo, un empresario reconocido en ese departamento por sus comercios y por estar ligado al ambiente de carreras de caballos, tenía cuatro impactos de bala en el tórax.

El Tanara Pietropaolo se entregó días después y confesó ser el autor del crimen. Si bien declaró que fue atacado por Beneite al exigirle una deuda de una venta, los pesquisas creen que el victimario había perdido una fuerte suma de dinero en apuestas clandestinas con la víctima fatal. Fuente: Diario UNO 

Te puede interesar