El salario de un programador cubre las necesidades básicas de todo un grupo familiar

Provincia y Nacion 16 de octubre de 2020 Por Diario Diez (M)
La paga media en la industria por esta profesión es de $91.000, lo que representa más de cinco veces el salario mínimo vital y móvil, que se ubica en los $16.875.
Programadores
Programadores

Hoy en día un estudiante promedio de programación en Mendoza se ve obstaculizado en terminar su carrera, debido a que las ofertas laborales lo distraen. Si bien es uno de los sectores mejor pagado en el mundo, en Argentina duplican el valor de la canasta básica familiar.

Este último dato surge a través del informe realizado por el Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos, perteneciente a la Cámara de las Empresas de Tecnología de la Información de la Argentina (Cessi), cuya paga media en la industria es de $91.000, lo que representa más de cinco veces el salario mínimo vital y móvil, que se ubica en los $16.875.

Es decir, que un programador junior  que aprende por cuenta propia, gana en promedio $55.000 al mes; mientras que los senior reciben una media de $118.000.

En este contexto, el presidente de la Cessi, Sergio Candelo, indicó que el aumento interanual en julio del 2020 fue del 51%, mientras que la inflación fue del 42,4%. Además comentó: Entre agosto y diciembre de este año se espera que los salarios aumenten, en promedio, un 16,6%. Estamos en condiciones de afirmar que, de acuerdo a este informe, si un joven que ingresa a trabajar en una empresa de la industria, con conocimientos de programación y a pesar de no tener experiencia laboral previa, prácticamente cubre las necesidades básicas de todo su grupo familiar con su salario. 

En tanto a, Osvaldo Giordani, coordinador de la Tecnicatura en Programación de la UTN Mendoza, explicó que la demanda de recurso humano es tan alta y tentadora que los alumnos dejan la carrera. Aunque sea en modalidad home office, las empresas norteamericanas contratan de manera virtual y pagar dos, tres o cuatro mil dólares. Por lo tanto, cualquier alumno dice: 'Listo, no estudio más'".

Sin embargo, el coordinador celebró que este año no se generó una disminución en la matrícula, sino que incluso la cifra de aspirantes a ingresar casi se duplicó. Mientras que en 2019 hubo 280 inscriptos para estudiar programación en la UTN, en esta oportunidad se presentaron 480 personas. Aún así, en el ingreso se selecciona a los 100 mejores promedios luego del preuniversitario.

Recurso Humano

Fabricio Cuaranta, presiente del Polo TIC, enfatizó que en la provincia, la mayoría de los emprendimientos son pymes, se calcula que unas 450, por lo que no cuentan con una gran cantidad de empleados. Aún así, la búsqueda de programadores introduce una competencia por ofrecer mayores salarios, capacitación y extras, como beneficios de gimnasio o desayunos saludables.

Te puede interesar