Alerta máxima en San Martín: 24 contagiados de coronavirus en un centro para discapacitados

Departamentales 31 de julio de 2020 Por Diario Diez (B)
El martes una de las residentes del instituto Renacer de Palmira dio positivo y después de un operativo se sumaron contagiados. Son lugares de tanto riesgo como los geriátricos.
XYDRGMXHLRHXHLVGT25L376E5M

Los casos de Covid-19 detectados en el instituto Renacer para personas con discapacidad de Palmira habían encendido el alerta el martes y con razón. Ayer se sumaron 21 positivos en el lugar: 13 pacientes y 8 trabajadores. 

Una mujer con internación prolongada en el instituto Renacer, en San Martín, dio positivo aquel día. La situación activó a las autoridades sanitarias inmediatamente, dado que allí hay 96 alojados a los que se suma el personal que los asiste.

Por ello se realizó un operativo en el lugar para detectar otros posibles casos y, luego de hisopar a contactos estrechos (17 residentes y 7 trabajadores) dos de estos últimos resultaron infectados el miércoles, por lo que con los de ayer ya son 24.

La alarma obedece a que se trata de un entorno de riesgo donde, de no controlarse, podría desatarse una cadena de contagios, como está sucediendo. Son considerados lugares críticos, como los geriátricos, donde el virus puede proliferar fácilmente en espacios compartidos por varias personas.

Lo que intriga a quienes llevan adelante la investigación epidemiológica es cómo se infectó la mujer, por lo que ésta continúa, según señalaron desde el Ministerio de Salud, aunque tampoco se sabe quién adquirió primero el virus.

“Pasa como en los geriátricos; el riesgo también para las personas con discapacidad es la cantidad de albergados que hay”, advirtió Gabriela Juárez, directora de Discapacidad.

En el mismo sentido opinó Juan Carlos González Olsina, defensor de las personas con discapacidad: “El riesgo que corren las instituciones de internación de personas es el mismo que los geriátricos”. Explicó que es algo que ya se ha visto en otros lugares del mundo y por eso se está atento.

González Olsina señaló que, por un lado, hay personal que los asiste, tanto profesionales de salud como cuidadores, y que además de entrar y salir también trabajan en otros efectores, lo que podría favorecer el traslado del microorganismo. “El problema es que, cuando entra, es fácil que se reproduzca porque, por más que haya espacio, comparten tanto que se disemina”, resaltó. De todas formas, dijo que si se alcanza a intervenir tempranamente puede frenarse.

En tanto, Juárez mencionó que hay personas con discapacidad que son independientes pero están albergadas ahí porque no tienen recursos económicos o contención familiar pero que no revisten complejidad sanitaria. Aunque también puede haber algunos a los que se les pueda complicar el cuadro en caso de infección por las mismas condiciones de su discapacidad o por presentar comorbilidades.

El instituto Renacer es privado y allí reciben atención afiliados con obra social, Pami e Incluir Salud.

“Son los lugares donde creemos que se tiene que actuar porque tienen más riesgo por enfermedades preexistentes, ya que baja su inmunidad”, subrayó Daniel Llaver, médico y coordinador del Comité de Emergencia Sanitaria de San Martín. “Muchas veces las discapacidades están asociadas a problemas respiratorios”, agregó.

En estos lugares, por protocolo se toman medidas preventivas como la rotación del personal cada 15 días, como ha sugerido el Ministerio de Salud, se controla el estado de salud del personal al ingresar y se realizan desinfecciones.

Además, ni bien llegó el virus Sars CoV-2 a Mendoza se suspendieron las visitas, por lo que se descarta que pueda ingresar por esa vía.

Te puede interesar