Rivadavia: atacaron la casa de dos ancianos con coronavirus

Provincia y Nacion 23 de julio de 2020 Por Diario Diez (B)
Mientras el matrimonio era internado junto a su nieta, quien finalmente no contrajo el Covid-19, su casa fue apedreada, le rompieron ventanas y les robaron las celosías y algunos otros objetos de poco valor.
shivadavia

Quien fue víctima de un hecho vandálico, por el solo motivo de haber contraído un virus mortal, es un matrimonio de ancianos de Rivadavia. Algunos de sus vecinos atacaron su vivienda cuando se enteraron que la pareja estaba infectada.

Cuando a la dueña de la casa le den el alta, si es que logra superar el coronavirus, se encontrará con su hogar vacío, deteriorado y con la ausencia de su compañero. El matrimonio fue internado la semana pasada y por separado. Ella fue derivada al Hospital Universitario (donde continúa asistida) y él fue llevado al Del Carmen. El hombre de 77 años no pudo soportar el embate del Covid-19. Ingresó directamente a terapia intensiva y tenía otras afecciones como obesidad, diabetes y enfermedad de Chagas. El 16 de julio murió y fue informado por el Ministerio de Salud.

5e83d0d558238
Desde afuera debe ser difícil de imaginar una situación tan dolorosa. Estar internado por una enfermedad grave y recibir la noticia que la pareja ha fallecido en otro hospital. No hubo despedida ni nada, solo distancia. Además, temer por la vida propia también.

Mientras el matrimonio era internado junto a su nieta, quien finalmente no contrajo el Covid-19, su casa fue apedreada, le rompieron ventas y les robaron las celosías y algunos otros objetos de poco valor. Lo importante era el daño, hacerles saber a esta familia el rechazo por haberse convertido en pacientes de coronavirus.

Por ahora, la única que sabe de este ataque es la nieta, su abuela no. La joven fue llevada a esa casa del barrio Los Carrizales y debe cumplir con el aislamiento obligatorio mientras permanece en vigilancia epidemiológica.

La chica está encerrada, tiene una guardia policial por dos motivos: uno, evitar que vuelvan a arremeter contra la vivienda; y dos, porque no debe salir por su situación de aislamiento tras haber sido un caso sospechoso. Incluso le llevan la comida hasta la puerta.

Te puede interesar