Video: jubilado mató a un delincuente que había entrado a robar a su casa

Sociales 22 de julio de 2020 Por Diario Diez (B)
El video está siendo analizado por la Fiscalía como prueba clave para determinar el grado de responsabilidad del jubilado.
IMG-20200722-WA0050

"No nací para matar a nadie", dijo entre lágrimas Adolfo Ríos, el herrero jubilado de 71 años que se encuentra con arresto domiciliario por haber matado a un ladrón.

Los asaltantes entraron a robar a su casa del partido bonaerense de Quilmes el pasado viernes cerca de las 5. El jubilado fue sorprendido mientras dormía y fue golpeado e intimidado por los ladrones con un destornillador mientras le exigían dinero.

En ese momento Ríos extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros de su propiedad y les efectuó al menos seis disparos que los hizo huir de inmediato.

En las imágenes de las cámaras de seguridad se ve que uno de los ladrones, de 26 años, que se encontraba desarmado, forcejeó con Ríos cuando el hombre se dirigió hacia él portando el arma de fuego hasta que en un momento dejó de moverse, por lo que los investigadores creen que ese fue el momento en que le disparó en el tórax.

Pero un nuevo video, difundido por A24 está siendo analizado por la Fiscalía como prueba clave para determinar el grado de responsabilidad del jubilado.

En las imágenes de una cámara de seguridad se puede ver el momento en que Franco Martín Moreyra, de 26 años, sale de la casa de Adolfo Ríos tras recibir un balazo en el tobillo y otro en el pecho.

Cuando el delincuente ya está en el suelo aparece Ríos, quien le pega una patada a Moreyra y, aparentemente, efectúa un tercer tiro, que podría ser el letal, ya en medio de la vereda.

"Me siento mal, hermano, yo no nací para matar a nadie”, relató el jubilado y además explicó: ”Pero tampoco para que me entren tres veces en la noche (en la casa). ¿Con que intención quería venir esta gente, cinco personas?".

Ríos también relató que al lado de su vivienda vive su “comadre”, que “es una persona de 80 años”, y que “cuando se fueron” los delincuentes pensó que podían llegar a tomarla de “rehén”.

"Pensé mil cosas, de mil maneras…yo no soy un delincuente”, aseguró el herrero jubilado, y concluyó: “No quise en ningún momento que esta gente sufriera (por la familia de Franco Martín Moreyra), mis condolencias totales, pero era mi vida. Fue tan rápido todo".

Te puede interesar