Analizan congelar el precio de combustibles hasta fin de año

Provincia y Nacion 19 de abril de 2020 Por Diario Diez (M)
En el caso de las naftas y el gasoil, la idea es fijar el valor que se comercializaba hasta el 31 de marzo pasado.
203681
203681

Para hacer frente a la grave situación que atraviesa el país- por las consecuencias económicas derivadas de la cuarentena obligatoria- el gobierno nacional estaría a punto de anunciar un congelamiento en el precio de los combustibles.

 La medida formaría parte de un decreto presidencial, cuyo contenido se está estudiando y puliendo para publicar la versión final en los próximos días en el Boletín Oficial.

El objetivo sería establecer el valor doméstico del crudo en u$s45 contra los u$s20 que actualmente cuesta en el mercado internacional. Y en el caso de los combustibles, fijar hasta fin de año el mismo precio de las naftas y gasoil con el que se comercializaban el 31 de marzo pasado.

Por ahora solo circula un borrador pero todavía no tiene el visto bueno final de la jefatura de Gabinete, ni del presidente Alberto Fernández.

Según el borrador preliminar, en el artículo 2 se establece que hasta el 31 de diciembre de 2020, "el precio tope de naftas y gasoil en todas sus calidades, que sean comercializados por las empresas refinadoras y/o expendedoras mayoristas y/o minoristas, y que tengan como destino final el abastecimiento de combustibles por pico de surtidor en bocas de expendio, deberá ser el igual al vigente al 31 de marzo de 2020".

En otro párrafo, se explica el mecanismo que se usará para determinar los derechos de exportación para atenuar el impacto sobre los precios del petróleo crudo en el mercado local y establecer un sistema de retenciones móviles que acompañe el movimiento de los precios de mercado.

Según la norma, este conjunto de medidas "persigue el propósito de disminuir el efecto negativo sobre los niveles de inversión y actividad, mantener la producción a volúmenes evidenciados en el 2019 para asegurar el autoabastecimiento de petróleo crudo a nivel nacional, y procurar que no se vean afectadas las economías regionales y la mano de obra asociada a la industria hidrocarburífera".

Por eso se obliga también a las refinadoras y comercializadoras a comprar el total de la demanda de petróleo crudo a las empresas productoras locales, incluyendo la producción propia en el caso de las integradas, contemplando la calidad de crudo que requieran los procesos de refinación, en cada caso.

El freno a los precios también llega a la garrafa social. Es decir, a la comercialización de gas licuado de petróleo (GLP), con el objetivo de asegurar el suministro regular a los sectores sociales residenciales de escasos recursos que no cuenten con servicio de gas natural por redes. Se establecen los valores de la garrafa de 10 kg, la de 12 kg y la de 15 kg en $295,37; $354,44 y $443,05, respectivamente.

Te puede interesar